martes, 6 de enero de 2015

Diario de Mario, 06-01-2015 NO ES LO QUE PIENSAS

Es la hora.
Esto no va como crees. 
Dale al play y empieza a leer.



Quiero que te equivoques, para que rectifiques y te vuelvas a equivocar y así volver a tener la oportunidad de volver a rectificar. Quiero que no seas capaz de rectificar y que te des cuenta que la vida a veces no es tan buena como piensas, pero que hay otras soluciones.

Quiero que, si se han cerrado todas las puertas de tu vida, salgas por la ventana. Por la más pequeña, y que caigas al abismo. Que no sepas qué hay debajo. La oscuridad a veces puede ser el camino hacia la luz. Que en el abismo encuentres la respuesta que buscabas. La respuesta correcta. O no. Que la vida a veces no es tan buena como piensas, pero que hay otras soluciones.

Quiero que, si juegas, juegues bien. Arriésgate y pierde. Aprende a reconocer tus fallos y gana. Vuelve a arriesgarlo todo y algún día ganarás. No salgas del juego si no has arriesgado, porque entonces no habrá valido la pena entrar al juego. Alguien que no eres tú podrá ganarlo, y tú habrás perdido esa oportunidad. Arriésgate y pierde, que la vida no es tan buena como piensas, pero que hay otras soluciones.

Quiero que te enamores. Quiero que sepas qué se siente y cuán doloroso es el momento de la despedida. Quiero que luches por esa persona. Que la pierdas. Que vuelva y se quede contigo. O quizás no vuelva, porque la vida a veces no es tan buena como piensas, pero que hay otras soluciones. 

Quiero que vivas feliz haciendo lo que te venga en gana. Que te prohíban hacer eso que te viene en gana y que rompas las reglas. Quiero que vivas como Nietzsche pensaba, como dicen todos esos posts de Tumblr. Vive como debes vivir, como la vida te lo permita, que la vida a veces no es tan buena como piensas, pero que hay otras soluciones.




Quiero, y te deseo, que sientas miedo. Todo lo que deseas está al otro lado del miedo. Porque si sientes miedo, no vas a conseguir nada. Quiero que sientas miedo para que sepas qué se siente y así poder derrotarlo. Derrótalo. Gánale la partida. Arriésgate. Lucha. Cruza el camino, que quizás al final encuentres la luz. Pero recuerda que si la vida no es tan buena como piensas, siempre puedes patearle el culo, darle la vuelta y vivir como si todo fuese correcto. Y si no te gusta esta solución, piensa tú una, que para eso eres libre de buscar soluciones a tus problemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario