viernes, 14 de agosto de 2015

Diario de Calisto, 14 - 08 - 2015

     Querida mujer horadada,

     Cuando decides querer a alguien, te expone cual títere unamuniano, pero asumes los riesgos.
Cuando decides querer a alguien por segunda vez tras una traición, simplemente, te abocas al canto del largo lamento, debiéndole la voz solo por la razón de amar.

     Pierdes la apuesta antes de jugar, pero un vehemente sentimiento, casi poseído por el alma de una heroína romántica, te incita a exponer tus cartas, invitándote a cambiar al necio amante. Pareces ser conocedora de la providencia, mas no es más que la ceguera ante la venda de la prepotencia y la emoción por ser la reencarnación de una Doña Inés.

     Entras en el terrible juego, desafiando imperiosamente al amor, llamado a gritos al dolor­ que vendrá, sí, porque sabes que vendrá­ y te preparas para su llegada día tras día. Este llega, y lo asumes con la mayor hieraticidad jamás esculpida en los rostros del antiguo Egipto. Entonces, en ese momento, todo dice que no: no del beso, del paseo bajo la calidez del ocaso otoñal, de la piel erizada en una noche revestida de versos... Recuerdas aquellos de Benedetti: “Despabílate, amor, que el horror amanece” en una noche, ya no revestida, sino oscura del alma. Encerrada en esa torre de marfil, te das cuenta de que eres más fuerte, que el dolor te convierte en víctima, e invadida por todas aquellas tragedias literarias y en un irresistible arrebato de homenaje a sus memorias, te calzas los tacones de la dignidad y caminas dejando todo atrás.

     Marchas llena de heridas, de ilusiones rotas, de promesas que jamás se pretendieron cumplir; marchas con un nuevo nombre: Felicidad Inminente: mientras te quede una nimia brizna de dignidad en el zapato, sigues haciendo música al andar, perpetuando impertérritas huellas a orillas del Leteo.


     P.D.: El amor es el correlato de la muerte, mas un correlato vivo.


Att: El olvido.

sábado, 8 de agosto de 2015

Diario de Calisto, 31- 07 - 2015 POR LA SUTILIDAD ERÓTICA

Doy vueltas en la cama, la humedad

del centro de mi ser invade todos

los poros de mi piel. Podría dormir

sin más, mas quiero sucumbir al deseo.

Puedo imaginarte en cualquier rincón

del mundo:

- Los jardines dieciochescos,

el Laberinto de Creta,

con Teseo y el Minotauro.

No importa

porque donde quiero estar contigo

ni Siglos ni recia llevan, solo

tu cuerpo.

Déjame sorber tu virilidad: el licor

de tus labios, el aroma de tus dedos...

hasta caer embriagada, satisfecha.

Y después, vete, si quieres.

Llévame al Leteo, no importa,

pues ya no tengo sed.

                                                                                                 
                                                                                                    - I. T. S.

jueves, 11 de junio de 2015

Diario de Mario, 11-06-2015 TUS LABIOS EN EL TIEMPO

Me giro en la almohada y rozo tus labios, pero rápidamente despierto. Un simple sueño. Me da igual, un simple sueño me ha hecho recordar el sabor de tus labios después de tres meses. Creía haber olvidado el tacto de tu boca junto a la mía. Creía haber olvidado tus brazos a mi alrededor. Creía haber olvidado tus manos por mi espalda. Creía haberlo olvidado, pero veo que los sueños se encargan de refrescarme la memoria.

"Sólo un mes más..." repito en mi mente como un mantra. Lo repito cada segundo, y cada segundo pasa. Lo repito cada minuto, y cada segundo pasa. No por más repetirlo, el tiempo pasa más rápido.

Recuerdos que entre suspiros se esconden. No puedo evitar caer en la tentación de recordarte besándome cual borracho de amor. Suspiros y suspiros y suspiros... mi corazón necesita aire y tú eres mi oxígeno.

Un mes relleno de tiempo ocupado, minutos interminables, horas agobiadas, días perros... el tiempo pasa lento, y tú estás lejos. Sólo me queda esperar a ese momento de reencuentro donde nos fundiremos en un ardiente beso que espero no olvidar nunca.
Y que si quererte es pecado, que me vayan reservando un viaje en Business con destino, el infierno.

Un simple texto de 5 párrafos hablando de un simple beso y el poco tiempo que queda para volver a repetirlo. Y es que con sólo mirarte 16 segundos, puedo encontrar mil cosas con las que conseguiste hacerme tuyo. 


TTMAB mi amor
Nos vemos en 25 días 
Jag älskar dig

domingo, 26 de abril de 2015

Diario de Mario, 26-04-2015 ♥TTMAB♥

Dale al play cariño, y observa cómo esto que tenemos se vuelve inmortal...



Sentado en el sofá. Escuchas el nuevo disco que te compraste ayer. La música está tan alta que no escuchas ni tus propios pensamientos. Recibes la noticia. Decides hacerte el fuerte pero tus sentimientos juegan con tu mente y te embajonas. 

La distancia. La puta distancia. ¿Cómo pueden ser 900 y pico de kilómetros los culpables de tu tristeza? Nunca lo entenderé. Pero es que como ya te dije una vez, no voy a permitir que cuatro gotas saladas nos separen, porque tú y yo podemos con esto y con más. Y que si no tenemos tiempo de hablar en todo el día pues no se puede, y el día que nos veamos, nos cogeremos con más ganas. 

He aprendido a esperar, amor, esta es la parte más difícil. Y también quiero acostumbrarme a esto, a saber que estás conmigo, aunque no estés a mi lado. El amor es así, y la distancia es un mero obstáculo en el camino que hemos que superar en cada despedida. Hablando de despedidas, ¿te acuerdas de la primera despedida? Fue tan... rara... especial... Fue una despedida llena de sentimientos que aún no sabíamos que iban a protagonizar esta relación. Fue darte un beso, prometerte que iría, darme la vuelta y pensar: "Que se va... Me estoy alejando y él se va...". Ahí supe que esto que habíamos empezado no habíamos de tirarlo por la borda. Y míranos. Lo hemos conseguido. Y es que, tú y yo, bebé, somos puro fruto de la serendipia. Llegaste a mi vida para ser una parte de mi concepto de felicidad.

Tú y tu manía de acelerar mi ritmo cardíaco. Mi corazón late tan rápido cuando estoy contigo que quiere salir, pero necesito mi corazón para escribir estas palabras que lees. Para sentir. Para sentirte. Para besarte, abrazarte y no soltarte.

Piensa que esto son simples palabras, y que más allá están los sentimientos y los hechos. Y con esto te prometo que cuando nos veamos haré todo lo que esté en mi mano para hacerte un poco más feliz de lo que ya eres.

Si tuve el valor de prometerte que jamás olvidaría aquel primer fin de semana juntos ni cada momento que pase junto a ti, puedo prometer, y prometo que tú y yo nunca seremos una pareja normal, porque esta relación no es normal. Es diferente a las demás. Es especial. Es nuestra.

No puedo evitar que una lágrima se asome al releer esto que te dedico, pero es que lo que siento por ti es algo muy fuerte, amor. Nunca había experimentado esto con nadie sólo contigo. Y soy muy feliz de que esto me esté pasando contigo por primera vez.

Espérame, quédate con el truco y aprende a esperar, que vale la pena.

Querido A, te quiere mucho, M. 

Y recuerda: CONTIGO HASTA ENLOQUECER ♥


Jag älskar dig.

martes, 6 de enero de 2015

Diario de Mario, 06-01-2015 NO ES LO QUE PIENSAS

Es la hora.
Esto no va como crees. 
Dale al play y empieza a leer.



Quiero que te equivoques, para que rectifiques y te vuelvas a equivocar y así volver a tener la oportunidad de volver a rectificar. Quiero que no seas capaz de rectificar y que te des cuenta que la vida a veces no es tan buena como piensas, pero que hay otras soluciones.

Quiero que, si se han cerrado todas las puertas de tu vida, salgas por la ventana. Por la más pequeña, y que caigas al abismo. Que no sepas qué hay debajo. La oscuridad a veces puede ser el camino hacia la luz. Que en el abismo encuentres la respuesta que buscabas. La respuesta correcta. O no. Que la vida a veces no es tan buena como piensas, pero que hay otras soluciones.

Quiero que, si juegas, juegues bien. Arriésgate y pierde. Aprende a reconocer tus fallos y gana. Vuelve a arriesgarlo todo y algún día ganarás. No salgas del juego si no has arriesgado, porque entonces no habrá valido la pena entrar al juego. Alguien que no eres tú podrá ganarlo, y tú habrás perdido esa oportunidad. Arriésgate y pierde, que la vida no es tan buena como piensas, pero que hay otras soluciones.

Quiero que te enamores. Quiero que sepas qué se siente y cuán doloroso es el momento de la despedida. Quiero que luches por esa persona. Que la pierdas. Que vuelva y se quede contigo. O quizás no vuelva, porque la vida a veces no es tan buena como piensas, pero que hay otras soluciones. 

Quiero que vivas feliz haciendo lo que te venga en gana. Que te prohíban hacer eso que te viene en gana y que rompas las reglas. Quiero que vivas como Nietzsche pensaba, como dicen todos esos posts de Tumblr. Vive como debes vivir, como la vida te lo permita, que la vida a veces no es tan buena como piensas, pero que hay otras soluciones.




Quiero, y te deseo, que sientas miedo. Todo lo que deseas está al otro lado del miedo. Porque si sientes miedo, no vas a conseguir nada. Quiero que sientas miedo para que sepas qué se siente y así poder derrotarlo. Derrótalo. Gánale la partida. Arriésgate. Lucha. Cruza el camino, que quizás al final encuentres la luz. Pero recuerda que si la vida no es tan buena como piensas, siempre puedes patearle el culo, darle la vuelta y vivir como si todo fuese correcto. Y si no te gusta esta solución, piensa tú una, que para eso eres libre de buscar soluciones a tus problemas.

domingo, 5 de octubre de 2014

Diario de Mario, 05-10-2014 CUCHARADAS DE SENTIMIENTOS

El miedo recorre mis venas, al no saber si sí o si no. Me retas a abalanzarme sobre tus hombros, pero sólo en sueños, por miedo al qué dirán. En sueños es donde mejor vivo contigo, donde podemos ser verdaderamente tú y yo, sin nadie más. Sólo nosotros, en un inmenso paraíso creado para nosotros por nuestras propias mentes.

Busco la inspiración, pero no la encuentro. Por más que la busco no dejo de pensar en ti, entonces llego a la conclusión de que tú eres quien me inspira. Tus monótonos ojos me llaman a gritos, pero no puedo oírlos. Acércate y susúrrame al oído lo que quieres decirme. Lo que quiero oír.

El aire se cuela en cada rincón de tu cuerpo, y yo siento envidia. ¿Por qué él puede tocarte y yo no? Sabemos lo que queremos, pero no nos atrevemos a hacerlo. Tienes miedo, lo noto en tu mirada.

Respira. Me gusta sentir tu respiración en mi pecho mientras te abrazo por la espalda. Escapémonos de este mundo, ya no quiero soñar más. Quiero que lo nuestro se haga realidad en el verdadero mundo. ¡Despierta!

Duele saber que si me equivoco, te pierdo, pero... ¿y si acierto? Hay cosas diferentes entre nosotros, y pienso que eso es lo que más nos une, y lo que debería mantenernos unidos. Pero ¿cuándo?
Pensando en qué hacer cuando termine este curioso texto de amor, quizás te des cuenta de todo lo que ocurre, quizás sigas como antes, quizás te alejes sin mirar atrás.

Ven, viaja conmigo a lugares ignotos, donde nadie sepa nuestro nombre, donde tú hogar sea mi hogar, donde la noche consiga vencer al amanecer para permitirme palpar tu piel bajo la luz de la luna. Viaja conmigo, pero primero tienes que despertar.

La lluvia cae. Dibujo una línea entre tú y yo. Cada día me lo dejas más claro, pero aún siento el temor a equivocarme dentro de mí. ¿Cuándo vas a dejármelo totalmente claro? Sólo una palabra. Una palabra me permitiría saber si me equivocaré en un futuro espero no muy lejano.

Me gustaría saber si es verdad eso que dicen: "Si lo amas, déjalo ir, y si vuelve, es que él te ama". ¿Qué pasaría si te dejara ir? ¿Y si no vuelves? No puedo permitir eso.

Quiero entrar en tu mente, saber sobre ti, sobre tu pasado, tu presente. Nuestro futuro.

Quiero tener el valor para hacértelo saber. Para hacerte saber que soy tuyo y aún no te has dado cuenta. Demasiado grande es la palabra amor para escribir todo esto que estoy escribiendo, pero de alguna manera tengo que desahogarme, sabiendo que no leerás estas palabras.


Quiero detener el tiempo, para no dejar de lado nuestras extrañas conversaciones, pero el tiempo no me lo permite. Espero sentado a que las manecillas del reloj se paren. En ese momento sabré que es la hora, la hora de construirme una armadura con ese valor que nunca tuve y decírtelo. Gritarlo a viva voz. Susurrártelo al oído. Entonarlo acompañado de un piano. Como en mi sueño. Nuestro sueño.

¿Cuán largo debe ser este texto para que te des cuenta? Todo se repite. Cada frase, cada párrafo, cada sentimiento. Todo es lo mismo una y otra vez. Ahora sólo falta que tú aparezcas delante de mí para aclarármelo todo con esa necesaria palabra. Dichosa palabra.
Mírame a los ojos y vocaliza esa monosílaba. Tan simple como llenar tus pulmones de aire, colocar la lengua tras los dientes y decir: SÍ.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Diario de Mario, 22-09-2014 PRIMER DÍA

Las once y media de la noche. Ya es hora de dormir si mañana quiero levantarme temprano. Por mucho que lo intento las horas pasan y lo único que consigo es dar vueltas en la cama y sacar las sábanas. ¿Ya suena la alarma? Si parece que fue hace una hora que me acosté...

Me levanto con mi cara típica de "Buenos días, son las seis de la mañana y no he dormido una mierda". Esa cara. Desayuno, me lavo la cara y peino mi preciado tupé. Ya estoy listo. Por muy cansado que esté, mi corazón no lo está. Me monto en el bus dirección a la facultad. La FACULTAD. Es una palabra con la que se me llena la boca. Estoy en la FACULTAD. Soy universitario. Aún no me lo creo.

Llego a la facultad y encuentro a mis ya compañeros desde Julio esperando en la puerta del aula. Intento disimular mi nerviosismo, pero no puedo. 'Estoy nervioso! ¡Es el primer día de clase!
Una "simpática" mujer nos abre la puerta y entramos. Por fin he cogido un buen sitio en la clase. No coger un buen sitio era uno de mis miedos este curso. Odio ponerme detrás de la clase, donde no vería más que borrones en la pizarra y caras desfiguradas. Así es mi vista, rara como ella sola.

Más tarde confirmo que la profesora es simpática, y nos deja salir un poco más temprano de lo habitual. Todos emocionados salimos al pasillo y nos ponemos a presentarnos. Bueno, yo no, porque aún se esconde dentro de mí un atisbo de timidez que algún día quitaré de mi vista. 
Salimos de la FACULTAD y nos vamos a un parque que, creo, ya se ha convertido en nuestro parque por excelencia. El parque de la X. Allí pasamos la mayoría del tiempo esperando a los demás compañeros de tarde, con los que íbamos a comer luego.

Mis nervios se fueron calmando poco a poco. Y ya llegó la hora de irse. Llegué a mi casa con más sueño del que me levanté esa mañana.

Espero que estos cuatro años que me quedan por delante en la FACULTAD se hagan llevaderos rodeado de mis compañeros. Soy UNIVERSITARIO y estoy en una FACULTAD. No me lo creo. Hace dos días estaba empezando primero de bachillerato. La vida da unos pasos gigantes y ni te das cuenta.

Ya sólo me queda añadir una cosa.........

MANOPLA!

(ya ellos lo entenderán xD).

sábado, 9 de agosto de 2014

Diario de Mario, 10-08-2014 NUESTRO MUNDO

El azul baña las paredes de la habitación. La luz que entra por la ventana mezcla ese azul con un tono amarillento creando una sensación verdosa. ¿Por qué no hay cama en esta habitación? Estoy sentado en el suelo esperando. Respiro. Suspiro. Miro el reloj. No llegas. ¿A quién espero? Me dirijo al espejo que hay en una de las cuatro verdosas paredes. No soy yo el que está al otro lado del espejo. Nuestras miradas se cruzan, pero no consigo recordar tu cara. ¿Por qué no llegas? Llevo mucho tiempo esperándote. Tú callas, yo me desespero. Estoy saliendo de la habitación.

En la calle los rascacielos se alzan por encima de las nubes, rosadas por la luz que desprende el sol muriendo. Por mucho que recorra las extrañas calles de esta extraña ciudad no te encuentro. No sé si sabes que voy en tu búsqueda. No te dejas ver. ¿Por qué no hay nadie por la calle? Parece como si sólo estuviera yo en esta ciudad.
Estoy dispuesto a moverme por cada rincón para verte. No creo que seas consciente de lo que has causado en mí. No puedo estar sin ti ni un solo minuto. ¡Ven a mí!

¿Qué es esta habitación? ¿Y la ciudad? ¿Ha sido todo una trama de mi imaginación?
Ya lo entiendo... estábamos en nuestro mundo, por eso me encontraba sólo. Entonces ya he vuelto. Estoy aquí, sin embargo, tú no. 
Esta noche te he echado de menos. Ya es hora de despertar.

martes, 5 de agosto de 2014

Diario de Mario, 05-08-2014 SOÑADORES

¿Por qué? Yo sólo quiero dormir y soñar. Soñar contigo y con esa habitación de hotel en la que llevábamos a cabo nuestros deseos. Soñar con las sábanas rozando nuestros cuerpos mientras los dos nos escapábamos de la realidad. Esta vez apagaré todos los despertadores y evitaré cualquier ruido que pueda despertarme, para estar contigo el mayor tiempo posible. Para que todo el tiempo sea como la primera vez.

Soñar. Quizás sólo quiera soñar porque no soy capaz de mostrar en la realidad lo que sueño. Lo que quiero hacerte realmente. Lo que te quiero. 

Esperando. Quizás sólo estoy esperando a que seas tú el que se lance, o quizás seas tú el que también sueña con esta misma habitación de hotel y con ese mundo irreal el cual hicimos nuestro mundo, en el que sólo nosotros tenemos la entrada permitida.

Tú, mi acompañante utópico, vuelve a mi sueño. Mis sueños ya no son lo que eran si no ocurren contigo. Quiero volver a rozar tu espalda con mis temblorosas manos, pero esta vez siendo consciente de que estoy en el mejor de los sueños. Pero esta vez mirándote a los ojos para reconocerte cuando te vea en la vida real. Pero contigo y con nadie más. Tú y yo, inmersos en un sueño profundo del que nunca desearíamos despertar.

Quiero soñar para creer de verdad que algún día seremos algo más que conocidos. Algo más que unos simples soñadores.

lunes, 28 de julio de 2014

Diario de Mario, 28-07-2014 LIBRE

Libre.
Libre como el viento.
Libre como las nubes, blancas como el abismo.
Libre como el agua, dulce y salada como la del río y mar.
Libertad.
Libertad es lo que siento al pensar que soy dueño de mis actos.
Libre de pensar de mil maneras distintas a la vez que soy libre de hacerme cargo de las consecuencias.
Libre para ser como quiero ser y actuar como me venga en gana. Así me han hecho y así es como actuaré, libre como el aire que se cuela en el más pequeño rincón de cada casa.
Libre para bailar conmigo mismo, para estar conmigo mismo, para encontrarme a mí mismo en este gran pequeño mundo.
Libre para soñar que escapo de las garras de la torpe esclavitud que nos enseña a comportarnos como ellos quieren que seamos.
Libre, porque tengo la libre decisión de elegir la libertad como mi primera y única opción en la vida. En mi vida.
Libre, yo quiero ser libre.

Conclusión: Elige ser libre, es la mejor manera de avanzar, crecer y madurar.